miércoles, 12 de enero de 2011

10 consejos para evitar el robo de niños

Organizaciones civiles hablan de la desaparición de 500 mil menores durante los últimos cinco años
A pesar de que no hay cifras oficiales sobre el número de niños que cada año son robados en nuestro país, se habla de que en México han desaparecido cerca de 500 mil menores en los últimos cinco años, de acuerdo con datos de organizaciones civiles, pero de ellos no se cuenta con fotos, datos actualizados o verificación de desaparición.
Es importante aclarar que muchos niños son robados por los propios padres cuando se separan o se van por su propio pie de sus hogares por maltrato y violencia intrafamiliar.
Existen otros factores que influyen en la desaparición, como la falta de comunicación y confianza con los padres en el caso de los jóvenes.
Lo que es indudable es que este delito se vuelve cada vez más frecuente y por tal razón, la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Nezahualcóyotl emite una serie de recomendaciones para minimizar los riesgos de extraviar a los menores.

Entre las previsiones a tomar se encuentran:

1. Lo primero es no permitir que los niños estén solos en la calle.
2. Es preciso recordar a sus hijos que si un vehículo le pide algún dato no le haga caso ni se acerque al automóvil, pues podría ser raptado.
3. Nunca suelte a sus hijos de la mano. Bastan 5 segundos para que lo tomen de la mano o la cintura y se los lleven.
4. Por ningún motivo confié sus hijos a personas extrañas.
5. No mande a sus hijos solos a la calle y si va a algún centro recreativo, no los pierda de vista.
6. Enseñe al pequeño a nunca decir que está solo, que los niños no contesten el teléfono, no abran la puerta ni hablen con personas desconocidas.
7. Siempre acuda por su hijo a la escuela aún cuando él no quiera y asegúrese de que nadie los siga
8. Verifique con quiénes se comunica su hijo por internet pues hay personas dedicadas a “enganchar a los niños.
9. No permitan que personas extrañas fotografíen a sus hijos.
10. Retrate por lo menos cada seis meses a los niños y conserve las huellas digitales de sus hijos en papel blanco